Asumiendo el reto

asumiendoelreto2015

Hace un año fui etiquetado en un estado de facebook mencionando que podría tomar el reto de llegar a esta carrera para el próximo año. Inmediatamente conteste: “Reto Aceptado.” Este año, estuvo lleno de cambios. y al voltear el calendario el año estaba por acabar. Un fin de semana cualquiera me dije: “esto de volver a correr, ya lo haré propósito de año nuevo.” No pude cumplir con lo dicho. Antes de acabar el año ya estaba corriendo.

Sin embargo me quedaba la espina de aquel “reto.” Cuando menos lo esperaba, salio la convocatoria para la edición 2015. No me lo podía creer. Esta programada para el día de mi cumpleaños. Creo que no puedo imaginarme una mejor forma de celebrar.

Si las cosas salen bien, y no me parte un rayo. En este momento estoy a punto de salir. Estoy aquí por mi voluntad. Es mi primer carrera oficial. No vengo a romper marcas, ni a ganar un espacio en el podium. Solo se que si mis hermana no hubiera “sugerido” el reto. Tal vez estaría durmiendo plácidamente después de ir ayer a una boda.

Pero estoy aquí, en la linea de salida, me espera una meta 5 km. mas adelante. Los últimos de un largo año. En donde yo pare de dejar todo para mañana. Paradojicamente, lo deje en el ayer.

Botellas a la deriva 10 años de sosobra.

Hablar de la ausencia en este sitio, sería inútil, desgastante y fauto. Justificarme ante mi mismo cuando no hay mas público asiduo a este blog que el de su propio autor.

Estoy aquí por que vuelvo cuando quiero guardar en estas botellas los pasajes mas personales que en soliloquio suelo introvertir. Cosas que tomo como particulares y experiencias que desde mi perspectiva nadie mas va podrá compartir ante la singularidad de los eventos.

Nada más falso que eso. Así que al publicarlo apelo a demostrar a los extraños: que todos compartimos las mismas vulnerabilidades y secretos que nuestra particular existencia nos hace creer únicas e irrepetibles. Una vez poniendo en contexto lo que se encontrara en estas paginas. Espero que se entienda que no pretendo la fama, ni el reconocimiento. Por el contrario, lo que se escribe, pide ser leído.

Y si la casualidad o el buscador le guió hasta estas playas. Puede asomarse a estas botellas y sus mensajes a la deriva. Escudriñe entre lineas y disculpe los errores de quién escribe. Pues a veces la escritura no va a la velocidad del pensamiento.

Sirva este sitio, como un álbum fotográfico. Algunos de estos escritos fueron creados de momentos mas lejanos a la existencia de otras plataformas ahora populares como Facebook, Twitter o incluso que el mismo WordPress.

Casi 10 años después, la red ha vivido y renacido. Pero este sitio, mientras siga en pie, podrá almacenar los pensamientos mas honestos de este el que ahora escribe. Lo que ya es políticamente incorrecto hablar. En este mundo hedonista que desaprueba el dolor, la indignación y la depresión. Pero también la introspección. Estamos tan acostumbrados a huir de nosotros mismos, llenandonos de ocupaciones. Que conocerse así mismo es la pesadilla mas recurrente de la que queremos despertar.

Pero siempre abra momentos. en la privacidad de los que no podemos huir. Ese momento en el que ponemos la cabeza en la almohada y no tienes con quien conversar, y ahora ponemos una pantalla para que nos arrulle con los estados de los amigos. Para callar la voz interior que pide nuestra atención.

Y en este ejercicio de voluntad me encontrara. Cuando crea que nadie me ve y escribiré unas cuantas palabras y las mandare a la deriva. Esperando que un día. Como este. Llegue a sus manos este mensaje. Sin que yo sepa si influyo en algo mi experiencia, anécdota u opinión en usted. Sin saber si alguien rescato estas botellas a la deriva. Gracias.

¿Queda tiempo?

Ahora que estoy probando nuevos metodos de seguir adelante, me doy cuenta que soy muchos y nada a la vez. Tengo tantas cuentas en internet, soy ajonjoli de todos los moles.

Y es que un usuario experimentado, dicese de aquel geek que vive en la red, tiene mucho mas vida virtualmente social que la mía. Y yo trabajo, y estoy conectado todo el día, sin embargo, veo la cantidad de información que se genera cada día y yo me pregunto… de verdad ¿Queda tiempo?

Así en mis experimentos comence con el blog. Live, Blogger, y ahora WordPress. Y es que esperaba que alguien me leyera, y busque los lugares con mas trafico. Pero, nadie me leia. Y yo leía tanto que me comence a buscar mejor leer por RSS.

Y no era suficiente, asi que busque podcast, para llevar mientras viajaba en el lento trafico, al menos estos eran al menos cada semana, y las primeras veces bajaba todos los capitulos para mantenerme al día, pero llego ese día, en el que tenía que esperar a que volvieran a actualizar.

Y como queria que me leyeran me inscribi a cuanta red social encontre con mis amigos. Sin embargo no hay tiempo de actualizar.

Asi que para estar realmente al día uso el Twiiter, pero normalmente yo termino leyendo, y yo sin aportar. Asi que ahora trato de ponerme al dia, poniendo mis aportaciones desde Blip.tv. Pero sigue sin ser suficiente.

Un usuario promedio. alguien que lee mucho, entra en este mundo, con la certeza de que tiene mucho que decir. Pero en realidad la constancia merma, conforme uno se da a la tarea de seguir con su vida, pues de actualizar constantemente que queda de contar, si no es la vida misma.

Blogged with the Flock Browser