Volver a la normalidad

Lo siento normalidad. No puedes venir a mi puerta pretendiendo que todo siga igual. Si en tu ausencia me di cuenta que puedo dar lo mejor. No quiero volver a ti. No después de esta gran sacudida que me despertó de mi letargo.

Cuando me abandonaste descubrí que las cosas siempre pueden ser peor de lo que imaginaba, que cada momento puede ser el último.

Pero en tu ausecia descubri que me mentiste todo el tiempo. Me diste seguridad y certeza de que nada cambiaría. A falta de algo mejor te aceptaba conforme mi destino. Me hice adicto a tus promesas, disfrazado de una dulce rutina. Me venias bien afalta de algo mejor.

No te puedo creer de nuevo. La gente puede ser empatica en la desgracia. Alguien tiene que hacer las cosas. Por los amados. Por los vecinos. Por la humanidad lejana. Buscamos justicia y todos pasamos si esperamos nuestro turno. Si cedemos no lo hacemos por debiles. Lo hacemos por un bien común. Si ayudamos. No lo hacemos buscando reconocimiento. Y si nos únimos podemos hacer grandes rescates.

Así que no vuelvas diciendo que es natural que tiremos basura en la calle. O que olvidar, omitir o corromper no se me devolverá multiplicado. Por que es cierto. Nadie se puede salir con la suya.

Y si no te dejo ahora. Volveras a conquistarme. Pensaré que un muerto más no hizo la diferencia. Que si 43, o 232, o 100mil muertes no cambiaron nada. La mía no tendrá ni obituario. Ni sentido.

Si sigo aquí. No puedes regresar con las manos vacias. No puedes hacerme volver con los mismos cuentos. No sin entender que esta herida dejará cicatriz.

Los que no recibieron un rasguño estarán felices de llegues. Tendran que aprender su lección con más fuerza. En otra oportunidad.

Pero no te acepto como eres. En realidad somos mejor de lo que creiste. Y si hay un momento para dejarte es ahora.

Si, la realidad es dura, no es comoda como tú. No podemos fingir que aquí no pasará nada

…otra vez.

Anuncios

2017. sin propósito.

¿Qué podría salir peor? por un momento en este año. Me dio la sensación de que esa fue la única oración que Dios atiende.

Somos lo que hay. Y este año me puso a prueba en muchos sentidos. Me convenzo cada día que aún no tengo el peor de los escenarios. Tengo salud, estoy libre y mi conciencia me deja dormir cada noche. Aún.

Si el karma es instantáneo. Estoy pagando el precio de no ser un gusano en la próxima vida. Me he dado cuenta que no merezco ser feliz. Me lo tengo que ganar.Si el pedir perdón no es indulgente; Pueden estar seguros todos aquellos que sufrieron por mi causa, mi omisión o mi ignorancia. Que estoy pagando.

Vivir el día como si fuera el ultimo es una frase romántica que le viene bien a quién tiene un sueldo, comida y techo para mañana. Pero no es un modo de vivir digno de los cómodos. Vivir al día es el stress en estado de sobre vivencia. Ese que mucha gente vive en la guerra; con la incertidumbre de lo que sucederá en el futuro más próximo.

Te propongo algo. Te cambio el trabajo que odias, aunque recibas gustoso tu deposito en la quincena. Pero serías libre al fin. ¿Para qué?

Este año no es un parteaguas para mi. Es la continuación de una pendiente a la que no se le ve fin. He aprendido que la desesperación es la peor consejera. Quién cae en su tentación puede romper con todo su esquema moral. Las personas que se sienten en el abandono son las primeras en caer. En el fondo a través de mi experiencia. Esta es una receta para el desastre. Y los cómodos en el poder no saben que la están cocinando.

Sigo de pie, por que me debo a otros. Sigo firme por quiero vivir. Sigo esperando a que este sea solo un mal recuerdo. Pero estos días me seguirán por que están formando lo que seré mañana.

El 1o. de enero del 2017 será otra hoja en el calendario. Nada nuevo sucederá. No hay una magia del cambio. No hay ritual que garantice mejor fortuna.

Por eso no tendré propósitos este año. Si alguien quiere mejorar, que no se ponga plazos. Mejor comenzar a trabajar hoy, dejar de quejarse hoy. Antes de que se cumpla el plazo.

Parenle tantito a su tren…d

Será que el teleton sirva para evadir impuestos. O que los españoles nos impusieron a la virgen. O que la navidad sea una fecha comercial. Como sea nada te acomoda. Cuando ves a la gente unida por una causa no ves individuos; ves animales pasando por un contadero. Crees que hay una cortina de humo y detrás un flautista de Hamelin atrayendo a las ratas a un precipicio.
Y efectivamente. En la unión perdemos individualidad. Somos muchedumbre y nos volvemos primigenios. Hacemos turba y en el anonimato sale la ira, la violencia y lo mas oscuro dentro de cada uno. Sin embargo es en la unión que la gente ha ganado grandes batallas. La ley es el resultado de este acuerdo implícito. La fuerza de la gente puede ser encausada/manipulada. Pero todos estamos atrapados en ella, pues desde el principio de cooperación con los demás; es que esta cimentada la civilización. No existe el hombre auto suficiente.
Si dejamos de creer en la solidaridad. Estaremos condenados. Se que no te gusta ser un numero, y que te hace sentir inteligente salirte de la tendencia. Eres especial, único e irrepetible. Quién te dijo eso te mintió. Tu vida no tiene sentido hasta que tu le das sentido. Cuando alguien traiciono tu confianza; la suspicacia te niega la oportunidad de creer en la humanidad.
La ironía de la vida es que compartir no significa estar de acuerdo. Pero es en la tolerancia y la critica constructiva en donde podemos crear lazos. Pero se que puedo confiar en ti por que sabes que es ser defraudado. Y es algo que tu no quisieras hacer. Se llama empatía. Y de eso se trata unirse con tu familia o con tus seres queridos. No desearas el mal que tu has recibido. Y aunque estamos condenados a compartir el poco espacio que nos queda. De ti depende si quieres seguir solo y sin ayuda o unirte y respaldarte del amor de los tuyos.
No me creas. todo se debe poner en duda aunque sea una vez en la vida.

Ya lo sé

Un día. Tu madre que te a cuidado de toda la vida te avisa que saldrá a trabajar y que no la verás hasta el anochecer. Esa noche tienes una pesadilla en la que tu sueltas su mano y aunque la tratas de alcanzar ella se pierde entre la multitud. Tu sabes que eres un niño perdido. Despiertas asustado y escuchas esos violines a todo volumen mientras te das cuenta que estas sólo en una casa fría. Y sabes que tu vida no volver a ser la misma. “Adiós amor”. Escuchas esas notas una y otra vez.

Yo no lo recordaba pero hoy, salio de mi subconsciente al escuchar esta canción.

Que semana, que sucesos.
Televisa cambia su parrilla de noticieros. Y no me intereso ni me llamo la atención. No vi la última emisión de López Doriga. Ni el primero de Denisse a quien conocí en persona en canal 40.
Sólo puedo concluir que no es justo que dejen sin trabajo a muchos presentadores; gasten millones en nuevos escenarios. Y hablen de apertura. Tan sólo para sacar por la puerta trasera al único conductor estelar incómodo con un escándalo y falta de credibilidad.
¿Cuantos se quedaron sin trabajo por su culpa Joaquín?

La nueva pandill… parrilla.

Agria amargura

Se dice que para ser feliz. Saques de tu vida a las personas negativas. Es curioso que ser feliz sea un acto tan egoísta que te permita marginar a los alguna vez compartieron el tiempo contigo y estuvieron ahí cuando los necesitaste.
Y es que a decir verdad no es una decisión consciente despertar un día de malas y declarar que el resto de tus días serás infeliz. Es como todo en la vida. Un proceso lento. Como la erosión.
Comienza con una mala decisión. Una ruta mal tomada que te desvía kilómetros. Esta re hace tomar malas decisiones para corregir tu camino. Las Cuales te retrasan más. A veces sólo es una pinchadura de animo. A veces es un choque con la realidad.
Ves a los demás avanzar mientras tu tratas de hacer reparaciones en el lado del camino. A veces llueve y comienzas a creer que es personal y que estas destinado a la desgracia.
Pero no pides ayuda. Porque deberías ser capaz de resolverlo. Por que los demás vendrán. Cuándo noten tu ausencia.
Y de repente. Eres negativo y te quedas sólo. Y eso te hace más amargo. Y te aíslas y te vuelves agrio. Dejas de creer y de tener sueños y te das por vencido.
Es cuando la ayuda viene de gente que ya ha pasado por ahí. Que conoce lo duró que es el camino y lo difícil que es caer.
Te ayudan por que saben lo que es estar sólo. Y por que saben que lo devolverás a alguien más, cuando lo necesite.
Te vuelves empático y comienzas a notar la injusticia y te das cuenta que Dios no aparecerá a resolverlo. Y comienzas a denunciar y quejarte y a usar tu voz para ser escuchado. Y te das cuenta. Cuán indolente es el resto al ajeno.
No te queda de otra. A volver a comenzar y vivir al día. Me consta que aún tengo muchos a mi alrededor que siguen ayudándome. No sé cuanto intente alejarlos con mis quejas y dolor. Pero aún siguen ahí.
Yo me preguntó si alguien en este mundo hedonista. Será capaz de ver detrás de la cara agria de alguien caído en la amargura.
Pero esta bien. Sigue rodeándote de gente positiva que te darán la espalda cuando te llegue la tormenta.

Cuestión de tiempos

Yo confieso, que ha sido mi decisión tomar una carrera en contra reloj. Cuando era pequeño ansiaba el momento de crecer. Pues ser pequeño no tenía ninguna ventaja cuando no se te permite hacer nada. Siempre creí al tiempo mi enemigo, Y es que crecí al lado de mis hermanos y sus amistades, estos, adolescentes y jóvenes con los que quise encajar y cuando llegó mi turno de crecer decidí parar, cuando la muerte me dio una nueva perspectiva. Fue entonces que me detuve. Cuando quise retomar el paso. Era tarde, y siempre fue tarde.

El paso interminable del tiempo lleno mi agenda de actividades, y cuando me vi estudiando, trabajando, y formando una familia, todo estuvo fuera de tiempo.

En este momento de mi vida, se me ha regalado una ventana de tiempo, y un espejo para mirar atrás y recordar todo lo que no termine. Hoy ya me cobra factura, me advierte que eso, que solo era un papel, tiene peso, costo y caducidad.

Escoge la vida. Escoge un trabajo. Escoge una carrera. Escoge una familia. (Trainspotting)

Y cuando uno va por la libre. Sin terminar, el papeleo de la vida se traspapela. Y la burocracia te entierra en el archivo muerto. Y así como te presentaste como una página nueva y en construcción, una década después no pueden tolerar que no estés en regla.

Y aquí llegue, clandestino por no tener salvoconducto. Sin embargo debo decir en mi defensa. Que el tiempo que me quedaba libre, lo quise aprovechar al lado de quienes amo. Y cuando uno se compromete con un trabajo, nunca tiene tiempo para trámites. Antes ilegal que desempleado. Y es que cuando tienes porque, buscas el cómo. Abriendome camino sin declaración, sin aval, sin tierra, sin nada.

Llegue lejos, pero llegó el momento de pasar la aduana. Mi licencia está vencida, y necesito el permiso de su majestad la vida para poder continuar mi progreso adelante.

El tiempo, a pasado tanto tiempo. Imposible de creer, que todo lo que tengo conocido, ahora debe ser probado. Demasiado tarde. Pues si de esto depende. Con qué tiempo pagó, todo lo que no he hecho en más de una década.